La letra escarlata

Hawthorne y la alegoría narrativa

En 1873 Nathaniel Hawthorne le escribió a Longfellow: «Me he convertido en prisionero de mí mismo, me he encerrado en una mazmorra y ahora ya no encuentro la llave para ponerme en libertad –y si la puerta estuviera abierta casi tendría miedo de salir». Con este testimonio se ve hasta qué punto vivió recluido, ajeno a sus coetáneos como Poe. En vida no se le reconoció como uno de los grandes hombres de las letras estadounidenses. Tampoco acababa de causar sensación entre las revistas literarias de la época, aunque muchos sabían de su calidad narrativa y admiraban su enorme potencial. (más…)

Anuncios