Autor: Fernando Gil Llobat

Borges fluye entre iluminaciones

La escritura de Borges fluye entre iluminaciones, luchando desde la otra cara, el hemisferio que acoge la magia y lo imperceptible, ya habitado entre otros, por PoeDe L’Isle. La posibilidad de asomarse le permitió comprender el tiempo como algo bien distinto. La muerte juega un papel vital en sus páginas. La vida se extingue y llega a su culmen. Tal vez él haya expirado cuando alguien lea Blind Pew, pero eso no quita que al lector le aguarde “incorruptible” el mismo tesoro. (más…)

Hawthorne y la alegoría narrativa

En 1873 Nathaniel Hawthorne le escribió a Longfellow: «Me he convertido en prisionero de mí mismo, me he encerrado en una mazmorra y ahora ya no encuentro la llave para ponerme en libertad –y si la puerta estuviera abierta casi tendría miedo de salir». Con este testimonio se ve hasta qué punto vivió recluido, ajeno a sus coetáneos como Poe. En vida no se le reconoció como uno de los grandes hombres de las letras estadounidenses. Tampoco acababa de causar sensación entre las revistas literarias de la época, aunque muchos sabían de su calidad narrativa y admiraban su enorme potencial. (más…)

Alberto Jonquières: “Julio Cortázar era un tío majo, muy grandote y tocaba muy mal la trompeta”

Camino velozmente hacia mi destino, el café Lisboa de la plaza del Collado, situada justo tras la Lonja de Valencia. He tenido que comprarme una pequeña libreta para emplearla como cuaderno de notas, el frenesí me hace siempre olvidar casi la mitad de lo que debo llevar encima. Aún no es la hora, el tiempo me concede algo de margen esta vez.

(más…)

¡Oh, maravilloso nuevo mundo que alberga tales criaturas! / Huxley y el mundo feliz

De las palabras de Miranda, personaje que brota de la pluma de Shakespeare en La Tempestad, extrae el británico Aldous Huxley el título de su Brave New World (Un mundo feliz), obra publicada en 1932, que evoca una hipotética sociedad futura en que los seres humanos son condicionados desde que nacen para que lleguen al punto de amar su propia esclavitud, considerándose plenamente felices.

(más…)

Julio Cortázar: El poeta es igual a este señor del nublo

Algunos cuentos se quedan en la retina y no parecen querer alejarse, nos persiguen, logran colarse entre el resto de reflexiones, tienen un magnetismo que no deja avanzar al perseverante lector y le obliga una y otra vez a volver a estas piezas maestras que le atormentan.

(más…)